Mudanzas






          Si algo tuvo constancia en mi vida fueron las mudanzas. Tendría que hacer un esfuerzo para no equivocarme por omisión de cuantas fueron. ¡Quisiera saber que impacto pudo tener eso en mi psiquis! Si recuerdo desde niño que las odiaba profundamente no por el lugar de residencia en sí, sino por las amistades que se "abandonaban" para siempre.


De norte de la capital a sur de la provincia para volver al lugar inicial y terminar (por ahora) el ciclo en el sur de la misma capital. El recuento me da unas 17 mudanzas y tan solo una vez repetí el mismo lugar de residencia (¿algún bloguero en condiciones de superarme?).

Se gana en adaptabilidad, se pierde en pertenencia. Aunque en mi caso ya el tándem La Boca/Barracas es mi lugar en el mundo. ✌

Desde el camión de mudanza se pueden vivir muchas cosas además. La pérdida del perro 🐶 de la infancia, la mirada llorosa desde la calle de la primera novia, la alegría /tristeza de independizarse.


          La nostalgia que me invade cada vez que paso por algún domicilio de importancia para mí, hace que haya valido la pena el tanto trajinar.

El Puky...


Comentarios

  1. Hola JLO, paso para darte las gracias por tu visita. He tenido tres mudanzas en mi vida y la verdad es que son agotadoras. Me quedo por aquí con tu permiso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso no quise hablar porque sin dudas es la peor parte... Saludos 🙋 y nos leemos...

      Eliminar
  2. lanus6.4.17

    La mudanza es una fuente de stress enorme en los chicos, porque no las eligen, sobre todo. Y muchas veces no las entienden. Imaginate vos que cuando un pibe se opera de algo, le piden que traiga un pijama usado, que deje en su casa un dibujo a medio hacer para terminarlo. ... Volver a lo conocido te da un marco de seguridad. Y diecisiete mudanzas no puede sino haber hecho marca en el que sos. Tal vez podes dejar cosas importantes sin romperte,cultivaste el desapego, o te hace nostalgico de cosas que ni siquiera valen la pena. Por otro lado tus mudanzas son nada al lado del chino que viene desde la concha de la lora a trabajar en supermercadito en laferrere, es como que diste vueltas manzana. Creo que tantas mudanzas te explican. Tal vez ahora encontraste tu lugar, y no hablo de un departamento, hablo de que no necesitas irte para encontrarte. Un niño inerte que "mudan" los padres no es un adulto que elige ir a otro lado, de todas maneras. Yo ultimamente fantaseo con mudarme, pero simplemente es el deseo de cambiar, y mudarse, por supuesto no implica una mudanza del Ser. A proposito de esto, te regalo un Gelman,a quien tanto aprecio
    Sentado al borde de una silla desfondada,
    mareado, enfermo, casi vivo,
    escribo versos previamente llorados
    por la ciudad donde nací.
    Hay que atraparlos, también aquí
    nacieron hijos dulces míos
    que entre tanto castigo te endulzan bellamente.
    Hay que aprender a resistir.

    Ni a irse ni a quedarse,
    a resistir,
    aunque es seguro
    que habrá más penas y olvido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau, que comentario... Ahora la entrada me suena una excusa buscando éstas palabras...

      Creo que fui madurando con ellas, eso me consuela...

      Resistir, me gusta esa palabra porque es lo que hacemos... Gracias entonces seas quien seas!!! 👏👏👏
      De niño claro que las odié, mucho... Incluso disfrutar creo que serían unas 3 como mucho...

      Eliminar
    2. Extrañamente se mezclaron las frases en mi comentario... Eso tambien dirá algo? Ja... Muy extraño!!!

      Eliminar
  3. Me gustan tus tópicos, son diferentes, eso temas que salen del alma que creamos a diario. Mudarse es escapar muchas veces , volver a vivir otras. Es encontrar lo que no encontraste antes. Lo hice siempre con mi familia y el hombre que "Fue mi vida . Dejar el país fue difícil , volver triste, y retornar al lugar donde vivo "La bella Miami".... "Fue lo que quise". Viuda con la vida y con hijos grandes, reviví nuevamente más tarde .Soy feliz, estoy contenta!!! y me mudaré cuando venga la Parca a buscarme .... :)...Un texto maravilloso para que cada uno de nosotros deje momentos, situaciones... y quizás la vida de un convento ...Saludos Compatriota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta todo lo que decís porque asi como yo mostras una parte de vos... Y te pasa un poco como a mi, sonas melancólica pero satisfecha... Besos 😘!!!

      Eliminar
  4. siempre se pierde algo en las mudanzas.
    supongo que tambien se gana algo.la vida misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si es un equilibrio como decís o al contrario, un desequilibrio... Pero si, la vida, mi vida así 😉

      Eliminar
  5. Yo he tenido la suerte de que jamás me he mudado, todavía, veremos en unos años
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría imaginarme la mía en un mismo lugar, imposible... Si pudiera elegir serían menos mudanzas, pero serían...

      Eliminar
  6. Buenas tardes, JLO:
    Sólo he realizado una mudanza de domicilio, he tenido esa suerte. La vida en general me ha tratado bien, y pronto encontré mi sitio en ella.
    Aunque siempre puede llegar una tentación que me haga mudar de decisión, dudo que cambie de casa: la pereza que me da la idea ha llevado a que incluso algunas de mis parejas me hayan dejado por imposible, lo mismo que otras me han acusado de impasible.
    Un abrazo, JLO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tema ja, al contrario de mí vos te arraigaste hasta hacerte uno con el lugar... Sos mi némesis en este tema Nino! Ja 😁

      Eliminar
  7. "Se gana en adaptabilidad, se pierde en pertenencia" Todo está dicho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo asi como el tema de cambiar de pareja Ali jaja... No me quejo, es parte de mi ser...

      Saludos querido! 🙋

      Eliminar
  8. En las mudanzas es inevitable la nostalgia. Todos los veranos me acuerdo de la casa que tenían mis padres en la playa. Y cuando decidieron venderla, tuvimos que meterlo todo en cajas y bueno.... fue muy doloroso la verdad. A parte de eso, no he hecho más mudanzas. Sigo viviendo en la misma casa donde nací.

    Un beso, JLO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y seguís veraneando ahí a veces? No me pasa lo de esa pérdida, yo tomo todo como cambios necesarios, la mayoría para mejor... Besos!!!

      Eliminar
  9. Yo en las mudanzas lo paso fatal.
    De vez en cuando no viene mal cambiar y mudarse.

    Pero trastoca la vida igual que un terremoto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces vivo en un delirio constante jaja... Espero donde estoy hoy durar mucho tiempo 👌

      Eliminar
  10. Paradojico, lo constante en lo inconstante, el cambiar de lugar.
    Debiste conocer muchos lugares diferentes.
    ¿!7 mudanzas? No es común.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y solo la primera fue de bebé, las demás las vivi todas... No te creas con los lugares eh, repeti barrio muchas veces en distintos lugares...

      Eliminar
  11. solo me mudé 1 sola vez, para la reforma de la casa y fue dentro del mismo barrio, luego me casé y me quedé a vivir con mi madre, en la misma casa en la que nací, y en la misma que han nacido mis hijos... esa que conserva mi olor, mi esencia y de la que creo que jamás podré separarme
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya vas unida a esos metros cuadrados, sin dudas Juana! 👍😊

      Eliminar
  12. ¿Sabías que las mudanzas son el cuarto acontecimiento que más nos altera? Los tres primeros son el fallecimiento de alguien cercano, divorcio y perder el trabajo, por este orden. En Buenos Aires me mudé dos veces, al llegar a la calle Achaval, en Caballito, y luego a Rodolfo Alsina, cerca de la Avenida Maipú.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buen dato estadístico ese, no lo sabia... Y tampoco que habías vivido acá! Yo pensé que fuiste turista nomás...

      Eliminar
    2. Yo disfruto las mudanzas, el desafio, los detalles, lo impredecible. No me estresan, me desafían.

      Eliminar
  13. vine a leer tus respuestas y me acorde de tu anhelo pigliano de dejar cronica para las hijas que tuviste y los que hijos que vendran: te progongo un desafia: Hacer un breve parrafo, o apenas una palabra para cada una de las casas: y te regalo el título . Diecisiete vidas.
    no se me ocurren temas para mi, que ultimamente solo me repito. jajajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mala idea para nada eh!! Muy buena la verdad... Pero imposible de hacerla en una entrada, con mis fotos y recuerdos tendrían que ser unas 10 como mínimo...

      Gracias, quizá las haga eh 👌😉...

      Eliminar
  14. sin emoticones, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi marca, es mi firma distinta acá!!! 👌😎

      Eliminar
  15. Me quedé con lo del perro. Sería para mí como dejar una pierna. A lo demás me adaptaría.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue algo premeditado por mi mamá porque pasábamos de casa a departamento, pero si, eso dolió bastante...

      Eliminar
  16. Nueve mudanzas hasta antes de los cinco años, después mi madre entendió que no encontraría casa que la llenara completamente y mandó construir una, a su gusto y en una ciudad nueva, creo que, de todos los sitios hubo uno que sí fue difícil, ahí tenía una amiga que siempre recordé, después de grande, pasaba por ahí y en ocasiones nos encontrábamos, ella siguió viviendo en su mente de siete años por un accidente que tuvo días después de la mudanza y en mi edad adulta han sido tres veces, la última la más difícil de digerir.

    Perder un perrito es doloroso.
    Un beso, JLO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 12 o 13 mudanzas, estuviste cerca ja... Aunque yo solo una no vivi por ser bebé casi...

      Que historia esa con tu amiga, porque ella quedó en ese tiempo, es como reencontrar a la misma persona de antes...

      Besos...

      Eliminar
  17. Viví 14 meses en Buenos Aires, me enamoré de una mina... y como soy tonto y no aprendo luego me quedé coladito de una mexicana y me fuí con ella a Veracruz, casi un año.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena historia!!! Vivir las ciudades a través de las mujeres, que mejor que eso!! Deberías escribirlo (si ya no lo hiciste 😊)...

      Eliminar
  18. Durante mi infancia sólo nos mudamos dos veces, de la primera casa no guardo recuerdos ya que era muy chiquita. Vivíamos en Flores. Y de ahí nos mudamos a Floresta. Hasta que me casé y crucé el charco. Estando acá sólo me mudé una vez. Pero estoy muy cerca del antiguo depto.

    Creo que será difícil superar tu cifra. Aunque comparto eso de perder amistades, el desarraigo, de elegir que traer a otro país, que dejar.... Con quien mantener correspondencia, y a quien olvidar o dejar que me olviden. Es triste ponerme a pensar cuanto perdí por el camino.
    Yo sólo miro lo que soy ahora y trato de ser feliz.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá desde una mirada ajena pueda ser triste o hasta trágico, pero para mi fue mas una búsqueda para ser quien soy hoy... Con pérdidas claro, de todo tipo, pero sirvió para crecer... Lo necesitaba incluso...

      Irse a otro país ya es otra cosa mas difícil, me parece... Besos!! 🙋

      Eliminar
  19. Ah, me faltan tan solo 15 para alcanzar tu marca.
    José León Suarez-Tapiales norte; Tapiales norte-Tapiales sur.
    Seguro que eso generó un impacto en vos, no es nada común tantas mudanzas. Y seguro algunas cajas habrán quedado armaditas y se movieron de un lugar a otro sin siquiera abrirse.

    Me gusta el rumbo que está tomando tu blog, más íntimo. Eso sí, que no se alimente solo de nostalgia. Queremos saber qué andás escuchando nuevo, qué hay por las calles, queremos fotos de 2017... ¿estoy muy pedigüeño hoy no?

    Bueno, me voy a dar el gusto de cantártelo aunque sea una vez yo, y no al revés: "¿De qué barrio soooos? ¿De qué barrio soooos?..."

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acertaste con lo de las cajas! Jaja... Incluso algunas fueron abandonadas 😞...

      Me hiciste reír con eso del barrio jaja, estuviste bien... Si me apuras tengo la peor respuesta para vos: parque Patricios! Y eso que vivi en Boedo también 😁

      La próxima entrada se viene artística me parece 👌

      Eliminar
    2. QUE LINDO PARQUE PATRICIOS...

      Eliminar
  20. Me ha venido a la cabeza la maleta de Marcel Duchamp. Sostenía Duchamp que la obra artística de uno fuera poco pesada, transportable en un maletín: eso sin duda facilitaría una mudanza. Así que piensa en tu blog: ¿qué obra propia tendrás más a mano (artística sin ninguna duda) y que por mucho que te mudaras te la llevarás allí donde tengas una conexión a Internet?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo puedo pensar en el blog, una guitarra 🎸 y los libros de Cortázar que se me antojaron conservar... Interesante tu pregunta, espero haberla entendido! 👍

      Eliminar
  21. El valor de la palabra

    Nelly Schmalko compró en 1978 el departamento donde vivían la madre y la hermana de Cortázar, en el barrio Rawson, cerca de la Facultad de Agronomía. En diálogo con adncultura , recordó los entretelones de esa operación inmobiliaria que la llevó a entablar amistad con María Herminia Descotte y su hija Memé.

    "Por aquella época yo vivía en el centro y buscaba un lugar más amplio para mudarme con mi marido y dos hijos pequeños. Recorrimos Agronomía y vimos un cartel de venta enfrente de una plaza con un jacarandá en flor que llegaba hasta la ventana del departamento. Nos encantó. Era domingo y al otro día volvimos con alguien de la inmobiliaria. Cuando esta persona toca el timbre, escucho que dice: ´Señora Cortázar'. Me sorprendí. Se abrió la puerta y nos atendió una mujer idéntica al escritor. Era su hermana, Memé. Adentro había libros y retratos del escritor. Le dije a la madre que era lectora y admiradora de la obra de Julio. Ella se alegró de que quien estaba interesada en comprar supiera quién era su hijo".

    La venta quedó arreglada ese mismo día, pero surgió un inconveniente: el autor de Bestiario , también dueño de la propiedad, vivía en Europa y no podía volver al país. Nombraron un apoderado, pero pasaron siete meses hasta que la venta se pudo concretar. Mientras tanto, el precio de los inmuebles había aumentado. Doña Herminia, que necesitaba mudarse porque el edificio de Artigas 3246 no tenía ascensor y ella ya no podía subir las escaleras, se vio obligada a ajustar el valor convenido para poder comprar donde había señado. "Creí que iba a perder todo, ya que yo no tenía posibilidad alguna de conseguir más dinero -continúa Nelly-. Al poco tiempo Cortázar envió una carta en la que decía que él iba a pagar la diferencia a la madre para que me pudieran mantener el precio. Él me había dado su palabra y eso tenía un enorme valor."

    Bioy y Silvina, en la biblioteca del departamento de la calle Posadas.
    Bioy y Silvina, en la biblioteca del departamento de la calle Posadas..
    Cuando se mudaron a Villa del Parque, las mujeres Cortázar dejaron en Artigas 3246 una antigua biblioteca de madera, que había pertenecido a Julio, y un sillón de mimbre. En el mueble con puertas de vidrio, donde desde entonces Nelly guarda sus libros, no falta un ejemplar de

    Rayuela
    . El sillón, se lamenta la docente, que da clases en la carrera de Economía Social y Solidaria de la Universidad Nacional de Quilmes, se perdió en la mudanza de una amiga, a quien se lo había prestado por un tiempo.

    Muchos años después de que Schmalko y su familia se instalaran en el edificio, el gobierno porteño colocó una placa para recordar a Cortázar. La mujer tuvo que acostumbrarse a recibir llamados de periodistas, estudiantes y curiosos, que pretenden conocer la casa por dentro. A veces lo permite, como cuando un joven sueco con novia española a punto de terminar una tesis sobre la obra de Cortázar le pidió permiso para sorprender a la chica con una visita privada al departamento. Nelly accedió y los esperó con vino y unos quesos. Eso sí, aclara ella, no prosperaron las propuestas comerciales que recibió en varias oportunidades. Una de ellas: cobrar en dólares a turistas para cenar en el mismo ambiente donde comía el escritor cuando volvía de dar clases en pueblos del interior.

    Hasta 1984, año de la muerte de Cortázar, la socióloga visitaba una vez por semana a la madre y la hermana. Les llevaba la correspondencia, tomaban té, charlaban. Una sola vez se cruzó con el escritor. Fue en 1983, cuando él volvió al país luego de su exilio europeo. "Me lo presentaron e intercambiamos algunas palabras -rememora-. Me preguntó por el barrio y por la casa."

    Unos primos del autor, que vivían en Lobos y viajaban a Buenos Aires en las vacaciones, le contaron que cuando eran chicos se sentaban en círculo alrededor del primo mayor para que les leyera cuentos de su biblioteca. También, que el joven Julio tenía que subir a la azotea para tocar la trompeta y evitar, así, las quejas de los vecinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindos recuerdos de Julio, me encanta saber todos los detalles... Gracias 😉...

      Eliminar
  22. Las mudanzas son agotadoras pero ¿quién no se ha mudado alguna vez en la vida? lo peor de todo es que al principio está todo está "patas arriba" y hasta que ves las cosas ordenadas buf, es horrible y agotador.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta ir ordenando, ver como va cambiando para mejor el hábitat... Besos Maria 🙋

      Eliminar
    2. Concido contigo sheilou, es realmente lindo mudarse. Empezar de cero, re acomodar todo, ver como las viejas piezas encajan en el nuevo lugar, como lo anterior pierde espacio frente a lo nuevo. En fin es una NOVEDAD, conmueve, remueve, y personalmente la disfruto. Es como una obra de arte, y cuando terminás, te echás al sillón, prendés algo y listo!

      Eliminar
    3. En caso de decidirlo si, tenes razón, pero en la niñez y adolescencia no lo es tanto porque uno no lo decidió...

      Eliminar
  23. Holaaa JLO
    Pues a decir verdad...¿La verdad? Soy una mujer poco musical. Incluso, si me dijeran "te regalo las entradas gratis para ir a ver a tu banda, o solista preferido, no sé a quién iría a ver. Diría que mejor me paguen un viaje al caribe para tirarme como los cangrejos en la arena. Tampoco me gusta el mar, eh. (Porque hay tiburones dientudos, yo los veía en Cuba, cuando los traían los pescadores al amanecer)
    Eso sí, pienso que hay imágenes de la niñez que se nos quedan muy adentro, las queremos por alguna razón. Quizás porque a tu padre le gustaba el bigotudo se te hizo familiar su rostro. Es un estilo Anibal Fernández, pero con más onda. Me gustó tu entrada sobre las mudanzas, ya sé por qué tienes afectada tu psíquis jajaja. Tienes que mezclar, temas superfluos con música, así yo puedo comentar! (Por supuesto, lo mío es lo primero, irme por las ramas)
    Espeor estés bien, aprovecha el fin de semana largo, dicen que va a ser un veranito. Luegro vendrá el frío brrr.
    Besos
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descubriste lo de mi psiquis! Jaja... Y que falta de oído Vivian, que no se diga...

      Ahora hago entradas personales casi, así que pasaré por aca

      Eliminar
    2. "pasate" por acá digo...

      Y que miedito eso de los tiburones!! Una de mis fobias 😞... Gracias por comentar, besos linda!!!!

      Eliminar
  24. Aunque concuerdo que las mudanzas no ayudan en el sentido de pertenencia. El permanecer en un lugar no te asegura sentir que formes parte. Creo que podes estar lejos y sentirte cerca. Y podes estar cerca y sentirte lejos. La mente, el corazón a veces no están donde esta el cuerpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es así... Por eso yo soy de un lugar solo aunque tuve 7 en mi infancia 👍

      Eliminar
  25. Bueno, en mi caso sólo un par de mudanzas o tres (incluido el abandono del hogar familiar, que más bien no cuenta...). De récord lo tuyo!!!!
    El la más importante, por aquello de la edad, el cambio de colegio... algún que otro sinsabor, inevitable...
    Fuerte abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de cambiar de compañeros es fuerte, sin dudas... Eso no me pasó porque era chico, pero si con los amigos del barrio... En fin, saludos!!!

      Eliminar
  26. No soy bloggero, he llegado aquí siguiendo esa mágica coincidencia entre Charly y Prince.... tengo 48 años y estoy por mudarme a mi lugar de residencia No. 32..... supera eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 32 en 48... No puedo superar eso ja... Tampoco quiero... Tendrá que ver el fanatismo por Charly y Prince? Ja... Saludos 🙋

      Eliminar
  27. Si mal no recuerdo solo viví 5 mudanzas, de esas cinco sólo repetí regresar a una, entonces creo que son cuatro, ¿no?
    Cuando publicaste esta entrada no sentí la necesidad de comentarla, pero loq eu si me mató fue la foto de tu Puky, se miraba un perro tan tierno.
    Saludos master, creo que esta foto me ha puesto sentimental mientras bebo cerveza y me acuerdo de mi perro de la infancia, se llamaba Lassie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bueno despertar esos sentimientos... Y que los tengas y compartas además... Abrazo!!! 🙋

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu artístico comentario